RIESGOS DE “AUTOMEDICAR” TU MASCOTA

Riesgos de “automedicar” a tu mascota 

“Automedicar a nuestras mascotas”. Esta mala y peligrosa costumbre, aunque se haga de buena fe…( y para ahorrar la visita al veterinario),  acaba con la vida de numerosas mascotas. Mascotas que llegan a  una consulta veterinaria en estados irreversibles gracias a la irresponsabilidad de muchos propietarios.

El pensamiento de numerosos propietarios es el siguiente: “si cuando yo tuve vómitos tomé “primperan®” y me curé, a mi perro le hará el mismo efecto”…. Y cuánto le doy?   “pues si la dosis para niños es esta  y mi perro es un perro pequeño le doy la dosis de niño”…Con este protocolo mueren muchos perros al año en España.

Debemos saber que todos los productos que se usan en medicina humana no son válidos para perros o gatos, incluso algunos son muy tóxicos, provocando la muerte rápidamente. Además las dosis no son las mismas por peso,  pues es obvio que las personas, los perros y los gatos somos especies diferentes, y no basta con decir; “si es un perro pequeño ¼ de pastilla, si es mediano ½ y si es grande 1 completa”. Con este mediocre protocolo casero de dosificación, tú mismo pones en riesgo la vida de tu inseparable amigo.

El perro y el gato no son personas, por lo que su organismo no acepta determinadas sustancias que sí acepta el organismo de los humanos.

 

Los medicamentos se deben administrar por especie, peso e incluso en medicina veterinaria por raza, y el único profesional para aconsejarte sobre ello es un veterinario. Un médico, enfermero o farmacéutico no tendrá los conocimientos necesarios para valorar una medicación en mascotas.

Entre los medicamentos más utilizados en humanos y que más dan  los propietarios a sus mascotas están: el paracetamol, el ibuprofeno, acido acetil salicílico, primperan®,  y numerosos antibióticos. Casi todos  ellos son productos que no se utilizan en veterinaria debido a su alta toxicidad para el perro y el gato. Otros sí podrían utilizarse, pero tienen contraindicaciones que no tienen en medicina humana.

En resumen.

1-     Cuando “automedicamos” nuestra mascota solemos dar productos muy comunes para personas pero muy tóxicos para perros y gatos.

2-     Por si eso fuera poco, no nos importa inventarnos una dosis para nuestra mascota, extrapolando el prospecto de medicina humana al perro o gato.

3-     Ni siquiera, sabemos con exactitud qué le pasa al animal, pero medicamos con lo que sea.

 Antes de medicar a tu mascota consulta un veterinario.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>